m.o.u.s.s.e



Con esta fragancia empezó todo.

El nombre de esta fragancia procede de mousse de chêne (musgo de roble), el primer ingrediente que Oliver descubrió. Su olor evocó en él una sensación entre salvaje y sofisticada, un estado de ánimo que le llevó a escribir su primera fórmula. Con la intención de “embotellar” esa sensación, Oliver incorporó esencias naturales (clavo, lima y lavanda) y aldehídos. El resultado final, fiel a la emoción inicial, quedó rematado gracias a la molécula iso e super®, que convierte a M.O.U.S.S.E en una fragancia eufórica y hedonista. 



absoluto de lavanda
aldehídos
almizcles blancos
clavo
iso e super
lima
musgo de roble
sándalo mysore








idioma
-